La impresión térmica

En una impresora térmica la imagen se forma mediante la transmisión directa de calor (energía térmica) sobre los reactivos cromáticos del papel térmico. El calor se transmite al papel a través del cabezal térmico. El cabezal térmico, está compuesto por diminutos elementos calefactables, distribuidos a lo largo del ancho de impresión, que emiten calor cuando son activados electrónicamente.

El esquema del funcionamiento de la impresión sobre papel térmico sería este:

La coloración de estos reactivos en el papel térmico, está controlada por los reguladores, creando diferentes niveles de grises según la cantidad de energía utilizada.

El papel térmico es arrastrado por un rodillo y al pasar por el cabezal térmico se produce la fusión de la capa térmica, reproduciendo la imagen que queremos imprimir:

Ventajas de la impresión térmica

  • Sistema de gran fiabilidad, proporcionando la calidad y resolución de la imagen constante e independiente de la cantidad de datos pues no depende del nivel de tinta, cinta o tóner (ECOLOGICO)
  • Sistema económico y ahorrativo, ya que no necesita consumibles para la impresión ni mantenimiento en disolventes u otros.
  • Sistema de bajo coste en funcionamiento y ahorro energético.
  • Sistema rápido
  • Sistema de alta resolución de imagen
  • Sistema silencioso
  • Sistema compacto, con unidad de impresión compacta, ideal para dispositivos portátiles de mano
  • Sistema de alta funcionalidad en condiciones extremas
  • Sistema flexible en tamaño, permitiendo gran cantidad de formatos a imprimir sin limitación del número de hojas.